domingo, 18 de diciembre de 2016

Melomanía (II)


En noches como está 
la esperaba sin tiempo


Toca la noche el blues 
indeciso de los años
que dejaron su bruma en las alcobas,
su tierna luz de manicomio en la cadencia 
de aquella melodía 
que vino de sus labios y vuelve 
por mi o por instinto
a transitar las horas,
el tumulto del tiempo
donde todo lo fuimos.

Nos recuerda la noche
como se recuerdan los amores prohibidos,
sin rencor y sin alma, 
encallados
en el baile más íntimo,
en los surcos que fueron bulevares,
en el ruido de fondo 
de la ciudad herida
o en noches como esta,
en la espera sin tiempo,
cuando ella regresaba de otra noche
con espuma de luz en los tejados
para hablarnos sin voz y sin memoria
de las promesas dormidas
que el aire turbio oculta en las terrazas.

Toca la noche el blues 
amable de los años huidizos
que cruzaron el puente del silencio
en un solo infinito
que aún las noches más solas y largas tararean.
Suena el triste murmullo de un piano,
un acorde tembloroso que se apaga

con la fragilidad de los recuerdos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada