domingo, 8 de mayo de 2011

Briznas de estaño



Causa perdida, corazón extraño,
monólogo triste , cielo aplomado,
cada golpe de viento fue posado,
fue destruido en la sombra del antaño.


No hubo llanto que enjugar, llanto huraño,
tan solo esquelas del amor amado,
aire hiriente, silencio retoñado
en recuerdos hechos briznas de estaño.


No hubo más que decir, ya estaba dicho,
se hizo el fin; enfangados en el lodo
enterramos los besos en su nicho.


No hubo más ni hubo menos: hubo todo,
todo eso que por cosas del capricho
perdimos algún día, de algún modo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario